PUBLICIDAD

BIOGRAFÍA

Nuestra nueva apuesta para el 2009 tiene todos los puntos para convertirse en el disco más distinto dentro de la discografía de spa.RK, pero aun así, sin desentonar con las propuestas más electrónicas del sello. Bradien apuntan, con su primer disco largo, a dos asuntos que en spa.RK nos tomamos muy en serio: por un lado, usar la electrónica como una herramienta de creación perfectamente integrada en el lenguaje de la música; por otro, demostrar una absoluta concreción en el discurso, separar el grano de la paja, exprimir al máximo las ideas. Y no han necesitado más de 30 minutos para convertir Linden en un disco original, encantador y recorrido de una melancolía – aquí de aires veraniegos – que nos arrebata. Una propuesta que emparenta con la microelectrónica, el folk de mesa camilla, el soundtrackismo más evocador y el pop más cálido.

¿Pop? Ahora sí. Bradien facturan un pop a medio camino entre el laptop folk (en spa.RK sabemos de eso, nuestro .tape. es uno de sus más claros representantes), las reminiscencias post-rock, el sello Ahornfelder, el oleaje de los Beach Boys, la delicada escena japonesa, los vinilos de Frank Pourcel y la deconstrucción experimental, en la que lo mismo caben las referencias a un luau hawaiano que las bandas sonoras de películas animadas checas. Y seguro que esas son las cualidades que han llamado la atención de gente con la que han tocado en su breve carrera, abriendo conciertos para Yo La Tengo o tocando junto a Shiu-Yeung Hui (de Maher Shalal Has Baz) o Tom Brosseau. Para este trabajo se han encerrado en el estudio junto a Simon Walbrook -uno de los productores de The Return Of Dr Octagon de Kool Keith-, que ha aportado nitidez a un sonido ya de por sí cristalino y luminoso.

Y eso se nota, porque Bradien es una banda –¡sí, una banda!- formada en el 2005 y que en la actualidad forman tres músicos (Balbini, Dave Harris y Matías Rossi, líder de la banda y artista de amplio recorrido en la electrónica experimental) y múltiples colaboradores (al cello, la colaboradora de Dj/Rupture, Jenny Jones; el poeta americano John Giorno; Pablo Ribas; Pope de STA) que tanto en directo como en estudio, intercambian los instrumentos: bajo, trompeta, melódica, metalófono o guitarra pasan de uno a otro para pillar al vuelo la magia del momento.

Con dos trabajos autoeditados –Minoi Tiare, un precioso cd de 3” (2006) y un single 7’’ compartido con el grupo escocés Dosimat (2007)-, Bradien no esconden su atención al detalle y la delicadeza de un sonido que nunca cae en lo naïf.  Pero el mejor complemento al disco es verlos en directo, momento en el que el caos del intercambio de instrumentos juega en su favor,  y la amalgama de referencias se refuerza con unos visuales totalmente en sintonía con sus referencias 50’s. Una delicia.

Texto de spa.RK

REDES SOCIALES

PUBLICIDAD

Comentarios

PUBLICIDAD

BUSCA OTRO ARTISTA

Por nombre

Por País

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.