PUBLICIDAD

BIOGRAFÍA

Es parte contratante de la primera parte en temas de la talla de Radioactivity, Trans Europe Express, The Man Machine, Computer World, Tour de France, Electric Café y The Mix. Pero después de mucho meditarlo Karl Bartos abandonó Kraftwerk muy probablemente porque se cansó de la minuciosidad con la que trabajaba el mítico grupo de Dusseldorf. Fue entonces cuando a principios de los 90 formó Elektric Music (con colaboraciones de Andy McCluskey de OMD) y se arrimó a otras cooperaciones sonadas con Electronic (Bernard Sumner / Johnny Marr), Information Society o The Mobile Homes. También dio a luz a Esperanto, un álbum con el que intentó insuflar una nueva dimensión al techno pop. Sus detractores –que son los fans acérrimos de Kraftwerk- le reprochan su abuso del vocoder para rememorar los mejores tiempos del techno-pop tal y como quedó demostrado en Communication (2003) en el que cuenta con la inestimable ayuda de otro amante del sonido vintage, Anthony Rother. Le puedes seguir la pista a través de sus otros dos alias, Electric Music y Elektric Music en los que se deja llevar por una vena popera que le acerca a una escena mainstream que los fans de toda la vida no le perdonan. Y es que ya se sabe el retorno siempre tiene un precio. The return of the robot!.

REDES SOCIALES

PUBLICIDAD

Comentarios

PUBLICIDAD

BUSCA OTRO ARTISTA

Por nombre

Por País