9

Aleksi Perälä - Colundi Sequence Vol.1

[Clone Basement Series]
Escrito por Carlos Añón, publicado el 23 de junio de 2016
Cuando Grant Wilson-Claridge decidió desactivar Rephlex hace un par de años, muchos tuvimos la sensación de que se cerraba una etapa de la historia de la música electrónica. En cierto sentido, parecía que habíamos quedado huérfanos. Empero, el efecto fue amortiguado por el procedimiento: el sello sacó su última referencia en 2013, pero no fue hasta 2014 cuando la página oficial de Rephlex redirigía a Discogs, lo que en la práctica significaba que se marchaba dejando la puerta abierta y como las cruzadas, entre susurros, sin querer llamar la atención, sin reclamos de importancia y, además, dejando activos algunos satélites. Rephlex fue toda una institución de la electrónica británica de los 90, EL sello que con postura levantisca hacía una peineta –o como diría Piqué, crujía el dedo corazón– a todas las poses fatuas de la IDM y tenía por misión devolver la diversión a la música seria.

Visto desde la distancia, Rephlex fue un espacio democratizador de la IDM entendida en toda su extensión, es decir, de toda la electrónica. Actuaba por canales alternativos, se enfrentaba con humor a los fines sustancialmente distintos de otros sellos totémicos y, continuando la estela del DIY, se convirtió en el punto de encuentro de “literatos” solitarios, la mayor cuna de bedroom producers que, tomándose con sorna la polémica etiqueta, inventaron la suya propia –braindance– y se dedicaron a expandir los límites de la música electrónica con prodigalidad y magnanimidad. Aunque Grant Wilson-Claridge fue cofundador del sello junto a Aphex Twin, él siempre llevó el peso del asunto, él era el que dirigía el sello en la sombra. Aborrecía el protagonismo –nunca ha sido productor, al menos de forma oficial– y, como mucho, se dedicaba a hondear la bandera de la rephlexología realizando sesiones únicas que reunían no sólo lo publicado por el sello, sino todos sus vastos intereses. Un freak exento de vanidad que rechazaba el vaniloquio y aceptaba su noble función, que ya era bastante: reunir, seleccionar, idear, difundir, investigar y trabajar. Sí, trabajar, porque un tipo así es incansable, su compromiso es más obstinado que el de los contertulios de la sexta que tienen que defender a ultranza su adicción a este u otro partido, y como tal, tenía que realizar un cambio de dirección.

En 2006, Aleksi PeräläAstrobotnia, Ovuca– comenzó, ayudado por Grant Wilson-Claridge, a investigar las posibilidades de la escala temperada y a experimentar con ella, cuyos primeros resultados fueron aplicados en el tema The Moon, aparecido en el álbum Boom Blaster de 2009. Aquel tema, distinto a todo lo que había publicado Rephlex hasta el momento –no es posible estar en todo–, era techno minimalista: austero, oscuro, espacial e incluía el sonido campanilleante de artistas del estilo, entre los que destacaba Jeff Mills. Y es que la influencia de Jeff Mills, especialmente el de la última etapa, fue clave –de vez en cuando, vía Facebook, Grant Wilson-Claridge hacía gala de sus “vastos intereses” colgando enlaces a discos del compositor de Detroit– para el nacimiento, en 2014, de la serie Colundi en el satélite de Rephlex, AP Musik, inaugurado en 2011 y dedicado únicamente a publicar música de Aleksi Perälä. El finlandés se ha dedicado a hacer música como churros, porque en dos años ha publicado a lo largo de dieciséis álbumes cientos de temas. Ahora, dieciocho de estos temas han sido recopilados en Clone Basement Series.

El nombre Colundi hace referencia a una escala –la Colundi Sequence– inventada por Perälä y Wilson-Claridge, derivada de aquellos experimentos con la escala temperada. En lugar de utilizar la escala cromática dividida en doce semitonos que ha dominado la mayor parte de la música occidental desde Bach, seleccionaron 128 frecuencias específicas escogidas vía “experimentación y filosofía, cada una de ellas relacionadas con una bio-resonancia humana específica” o inspiradas en “psicología, misticismo y creencias tradicionales, física, astronomía, matemáticas y química”. Colundi, además, es un proyecto que incluye eventos íntimos organizados en localizaciones concretas –muchas de ellas remotas– especificadas mediante coordenadas, celebrados normalmente durante solsticios o equinoccios y en los que participan artistas de Rephlex –Jodey Kendrick, Wisp, D'arcangelo, Todd Osborn y otros– o Serge de Clone.

Si bien es cierto que las características de los temas de la serie Colundi son las del techno minimalista de toda la vida junto a experimentos ambientales, Perälä echa mano de una práctica fundamental a la hora de hacer avanzar determinado estilo cuando parece que éste ha alcanzado un tope: escoger un parámetro determinado y trabajarlo, aportando novedad. El timbre en los temas de Colundi es peculiar; la morfología del sonido y la resonancia provoca que los múltiples matices penetren profundamente en la mente y el cuerpo. Al escuchar parece que, lenta y progresivamente, sufres modificaciones controladas. El tono también es otro de los parámetros clave, pues las melodías, trufadas de armónicos –con respecto a la escala temperada occidental– y construidas con esas “frecuencias específicas” de la Colundi Sequence no se dirigen a ningún lugar, están suspendidas y parecen entrar en una espiral mística, y la conjunción de varias construyen arabescos lumínicos ascendentes y descendentes, como si Debussy decidiera hacer techno. Además, el bombo seco o amortiguado, de ataque reducido, y el resto de la percusión típica de Perälä está ahí, y el desarrollo de los materiales pseudo-melódicos está más enriquecido que en otros sellos del estilo.

Las sensaciones son diversas, pero tal vez la más evidente es la de mirar al cielo nítido poblado no sólo de estrellas y planetas, sino también de otros fenómenos astronómicos y físicos conocidos y desconocidos. O quizá, la de estar morado de algún fármaco de viaje en ese instante de revelación en el que pareces ver más allá. En estas condiciones, es evidente que AP Musik es uno de los sellos de techno del momento, y ahora, con la publicación en Clone es posible que –aunque a Grant Wilson-Claridge y Aleksi Perälä parece que eso se la trae al pairo; ellos van a lo suyo, alejados de la aprobación de la mayoría– se comience a reconocer su fructífera labor.  

Tracklist

01 UK74R1512110
02 UK74R1406090
03 UK74R1517030
04 UK74R1516030
05 UK74R1512130
06 GBBVT1337152
07 GBBVT1337062
08 UK74R1510069
09 UK74R1512120
10 UK74R1408054
11 UK74R1513070
12 UK74R1516090
13 UK74R1517050
14 Hydrophobic Effect
15 UK74R1409047
16 UK74R1516160




Más información:

Aleksi Perälä: Bandcamp
Clone Basement Series: Web Oficial

Compartir:

Comenta

¿Quieres leer otra crítica?
Busca en nuestro archivo mensual