Crónica: Sónar 2017 - Viernes (noche)

Escrito por Bruno Caneda Pastor | Fotos de Sónar Festival | Publicado el 20.06.2017

El espacio más imponente de Sónar Noche abrió nuestras puertas con Dj Shadow. El de California conocía la nave que estaba manejando y por ello proyectó acertadamente hacia el futuro, pero también hacia el pasado. Porque a pesar de mezclar diferentes géneros y brillar con joyas como Bergschrund (su colaboración con Nils Frahm), su nostalgia también surgió cuando hizo honor a los 25 años de su primer álbum micrófono en mano; también con la tímida aparición de sus conocidos Organ Donor o Six Days. Los scratchs fueron sus mejores armas y unos visuales en modo ojo de pez mostraron su particular mundo de animales e insectos.

El visionario se lució y dejó paso al set de Jon Hopkins. Una descomunal sesión de techno nos hizo quedarnos pegados a Sónar Club. La energía del inquieto Hopkins no dejó de aparecer a pesar de que algunos escépticos pensásemos que al ser set y no directo, como otras tantas veces le hemos visto, todo cambiaría. Una firme alma melódica sonó en la línea de temas como el remix de The xx firmado por Four Tet de A Violent Noise o su propio Open Eye Signal. Una muy grata sorpresa para sus más fieles seguidores.


Moderat

Con gran velocidad el escenario se disfrazó de Moderat y el show empaquetado apareció. El pulido directo de Modeselektor y Apparat siguió un guión previsible pero muy bien ejecutado. Nada nuevo, su fórmula llenó a quien quiso recibirla. Todos sus hits sonaron y su último largo III fue el que marcó el camino.

Nicolas Jaar comenzaba y hacia Sónar Pub nos movimos. El chileno se escondió en la calma de su comienzo, un arranque muy litúrgico, escondido tras unas cortinas y dejando que su característico sonido arenoso diese forma a su burbuja sonora. Como ya nos había avisado el nombre de su tour, Sirens, su último disco fue su discurso más sonado, gran momento su interpretación de No. Pero para los amantes de sus inicios también hubo ración de clásicos como su Space Is Only Noise If You Can See.


Nicolas Jaar

La vuelta de Soulwax a Sónar (tras cancelar su concierto de 2013) llenó el escenario de baterías y sintetizadores. En concreto tres baterías que sonaron al unísono para dar entrada a sus temas de su recién estrenado From Deewwee. Una auténtica tormenta de percusiones que desembocó en sus efectivas creaciones de Nite Versions como Miserable Girl o Another Excuse. Siempre preferiremos a los Deewaele en su versión grupal, pero también nos gustaría presenciar uno de los últimos conciertos de su gira veraniega, cuando el rodaje haya hecho efecto y todo pueda sonar más fluido.

Antes de dirigirnos hasta el cierre, pasamos intermitentes veces por el maratoniano set de Masters at Work en el ruedo de Sónar Car, el dúo trajo su sonido ibicenco a Barcelona. Un formato de sesión muy acertado para situar como una de las opciones secundarias en un festival de tal tamaño. Poco sentido tendría quedarse en el mismo escenario durante 6 horas seguidas, pero como interludio entre los grandes paseos que hay de punta a punta de Sónar Noche (Fira Gran Vía) es un gran aditivo.

Con la última reserva de energías fuimos a terminar la noche con Nina Kraviz. Su amalgama de techno, trance y progresivo fundió un Sónar Pub a reventar. Esta vez la rusa puso el toque justo de ácido para cerrar nuestra primera noche a base de acetatos.


Más información:

Sónar: Web Oficial

Compartir:

« ANTERIOR ABRIR UN ESPECIAL AL AZAR SIGUIENTE »

Comentarios