Booka Shade

Booka Shade

Publicada el 11 Mayo 2017 por Bruno Garca

El reconocidísimo dúo alemán Booka Shade ha decidido pasar página. “Yesterday is gone. Tomorrow has not yet come. We have only today. Let us begin” que diría la Madre Teresa de Calcuta. No es coña. Los inseparables Walter Merziger y Arno Kammermeier acaban de dar un formidable y considerable giro a su carrera como músicos. Al menos a esa que nos tenían acostumbrados en la que siempre fue su santa casa: Get Physical. Desde aquel Memento (2004), un disco tan imprescindible para entender el house y el techno melódico europeo de lo que llevamos de siglo junto al Movements (2006), del cual precisamente celebraron su décimo aniversario hace no muchos meses. Al turrón. Resulta que los ahora residentes en Berlín publican en abril su nuevo álbum de estudio –Galvany Street (Blaufield Music)- donde regresan a sus raíces noventeras, eso sí, muy bien amoldadas a nuestros tiempos. Electrónica más pop, síntesis moderada y algún que otro giro de cadera en un trabajo donde sobresale un “tercer hombre”: el vocalista británico, ex de Archive, Craig Walker. Desde ya uno más en la familia, incluso les acompañará en la gira de presentación… que por cierto, caerá muy pronto por España. El 12 de mayo en la Sala But (Madrid) y el 13 del mismo mes en Razzmatazz (Barcelona). También está metido en este cotarro Fritz Hilpert (Kraftwerk). Mejor que nos cuenten los mismos Booka Shade que pinta él y el resto en esta nueva andadura.

Vaya cambio tan sustancial habéis pegado con el nuevo álbum ¿cómo preferís llamar a esto: cerrojazo a una etapa previa o nuevo comienzo donde no importa nada más sino vuestro deseo de crecer en otra dirección? ¿En lo personal al igual que en lo artístico?

Lo es para nosotros, lo será para vosotros… pero siempre y únicamente a nivel artístico. Todo lo que nos traemos entre manos siempre gira entorno a nuestra evolución creativa. Somos de esos que se aburren con suma facilidad, de los que cuando creen que ya lo han dicho todo dentro de un cierto contexto musical, deciden abrir y explorar nuevas vías compositivas en las que poder expresarnos nuevamente. Nos sentimos muy orgullosos manifestando que a lo largo de nuestros álbumes, especialmente los que iban plagados de temas instrumentales, logramos crear una especie de “universo Booka Shade”, uno con un sonido que se reconocía a leguas, lo cual fue todo un reto, con el tiempo un logro, es muy complicado alcanzar eso cuando no dispones de un cantante que aporte su textura. Una personalidad más orgánica. Fue justo tras nuestro anterior largo EVE que ya no sentimos la necesidad de seguir explorando dentro del tech-house. Definitivamente, era el momento perfecto para provocar un cambio. No nos gusta repetirnos, menos aún quedarnos atascados, así que nos dijimos a nosotros mismos ¡mezclémoslo todo! Hemos variado rutinas, abierto la posibilidad de trabajar con cantantes y otros productores, atrevido a utilizar distintos instrumentos que ya no los que veníamos usando… Básicamente hemos procurado hacer todo al revés de como solíamos hacerlo siempre. Fue muy duro al principio, pero una vez que el cambio se apuntala, la creatividad fluye por sí sola y uno se siente la mar de bien.

Pienso mojarme, y es positivo para vosotros ya que Galvany Street me ha encantado. Quizás –y con permiso de Memento- vuestro mejor largo hasta la fecha. Honesto y con un halo oscuro muy hermoso ¿cómo se parió todo esto y qué cosas os motivaron a la hora de construirlo?

¡Muchas gracias! Cuando nos metimos a discutir cómo nos gustaría que sonase el nuevo álbum, algunos conceptos empezaron a salir de nuestras bocas: “maduro”, “electrónico pero con sensación acústica”, “serio”, “temperamental”... Sabíamos que lo que buscábamos eran estructuras más de ‘canción’ y usando más vocales que nunca. Seguimos dos directrices muy concretas: no tenía que sonar a todo lo clásico y manido ya de Booka Shade y no menos importante, exclusión total del uso de bases houseras ¡Esto no quiere decir para nada que íbamos a decir adiós al sonido de baile! Nos encanta cuando la gente baila nuestra música. Pero si bien es verdad que lo nuestro ahora suena más a ‘disco’ que a ‘techno’. Por decirlo de algún modo. Mientras trabajábamos con los cantantes, en especial con Craig, les dimos temas bastante resueltos donde solo había que escribir una letra y luego interpretarla ante el micro. Para nuestra sorpresa, y de nuevo, en el caso de Craig, lo que nos trajo siempre fue tan inspirador que acabábamos cambiando las canciones por completo, al igual que los arreglos. No hay una sola canción que se mantuvo igual desde el principio, cuando la compusimos por primera vez, hasta que realizamos la mezcla final. Atmósferas, el tempo del beat e incluso a veces las notas… todo cambiaba. Digging a Hole por ejemplo se grabó con un ritmo aleatorio, el cual luego cambiamos, lo mismo con las notas las cuales tuvimos que subir siete tonos cuando le empezamos a incorporar las voces. Técnicamente esto ni siquiera es posible, debería sonar como ¿Mickey Mouse? Sin embargo la magia se apoderó del estudio… así, sin más.

¿Más detalles de la fase de creación, rutinas, y por favor, cómo disteis con Craig Walker?

Primero estuvimos trabajando en el disco como año y medio. Entonces nos dimos cuenta de que no estábamos del todo contentos con los resultados obtenidos. Fue precisamente ahí cuando decidimos romper con los hábitos de siempre en el estudio de grabación. Les dimos largas a nuestros métodos habituales. Craig Walker se acababa de mudar de Dublín a Berlín, alquilando un estudio precisamente en el mismo complejo donde nosotros tenemos el nuestro. Para ser exactos en el Riverside Studios, en el seguro que te sonará, barrio de Kreuzberg. Una vez hechas las presentaciones nos empezamos a interesar por nuestros respectivos trabajos, tanto que decidimos probar y preparar conjuntamente una canción. La letra y como la cantó Craig fue una bestialidad, así que continuamos con el experimento, dejándolo fluir, sin mayores pretensiones. Y así es como sucedió y empezó a culminar todo, de un modo muy natural. Pasado un tiempo nos dimos cuenta de que teníamos un buen puñado de canciones, decidimos entonces que no sería mala idea juntarlas todas en un disco. Se puede decir que la decisión de permitir definitivamente el ansiado cambio se coronó. Y repetimos, el proceso de trabajo fue muy diligente y llevadero. Perdíamos la cuenta siempre de cuantas horas pasábamos encerrados en el estudio. No solo nosotros dos, sino también con Craig. Puede resultar engañoso, ya que la atmósfera general del álbum es más bien oscura. Hemos leído y sabido que mucha gente lo compara precisamente con nuestro primer disco Memento. A pesar de lo que pueda parecer, nos lo pasamos en grande y la energía entre nosotros siempre estuvo cargada de positivismo. Otro punto importante luego fue definir una portada para el disco. Oscura, sin distracciones, todo lo que tiene que interesar está oculto dentro ¡la música! Todo lo contrario que sucedió con EVE, donde tanto la música como el cover del álbum estaban cargados de brillos y colores, sin embargo con aquello nos sentimos más miserables como personas.

Más voces que se suman al LP son las de Urdur (Gus Gus), Yates o Daniel Spencer.

Urdur de Gus Gus fue propuesta por el propio Craig. Se conocen. Mientras Craig grababa los vocales para el tema Babylon, Urdur pasaba por allí y se paró en el estudio a cuchichear. Craig le sugirió si se atrevía a cantar algo, ella no lo dudó ni un instante ¡por supuesto cantó! Por otro lado, Daniel Spencer es un jovencísimo intérprete de Londres a quien conocimos gracias a nuestros propios editores. Luego está como bien decías Yates, un australiano que también se vino a vivir a Berlín. Nos preguntó si podíamos remezclar una de sus canciones originales, algo que nunca sucedió, pero sin embargo eso no quita que nos quedásemos prendados de su voz desde un primer momento. Lo que hace en Peak es una maravilla. Otra persona que nos llegó a través de Craig fue Mark Pati, no lo has mencionado quizás porque no es vocalista sino músico conocido por sus trabajos para nada menos que David Bowie, New Order o The Cure. Mark estuvo en Berlín de visita, se atrevió a tocar versiones de temas compuestos para el LP, al final se acabó excitando tanto que quiso involucrarse directamente en el proyecto. Mark participa concretamente en tres de las canciones: Digging a Hole, Eyes Open y All Falls Down.

¿Qué tan preocupados estáis a lo contrariados que puedan sentirse con este nuevo trabajo los acérrimos seguidores de Booka Shade? Qué sé yo, de estos últimos 15 años tal vez, desde aquel maxi titulado Silk o la barrabasada de EPs pisteros en Get Physical…

Claro, los cambios siempre suponen riesgos. Pero sabes, sin cambios ¡no hay progreso! Estamos muy contentos con el resultado final del álbum y creemos que habrá más gente por ahí pensando como nosotros. Los que aman la música electrónica por supuesto, pero también aquellos que suelen escuchar más canciones en casa o en cualquier otro sitio pero no precisamente en clubes. Sabemos que existe mucha que, al igual que nosotros, crecieron oyendo a Depeche Mode, New Order, etc. Luego hicieron migas tanto con el house como con el techno, de hecho gracias a eso ahora son mucho más abiertos de mente. Lo que si queremos dejar bien claro es que lo que presentamos ahora no es en absoluto algo retro. No, para nada. Más bien todo lo contrario. Esto que acabamos de decir es vital para nosotros. Galvany Street sí que tiene referencias al pasado, pero mirando en todo momento hacia el futuro. Una vez dicho todo esto, para quien llegase a pensar lo contrario, nosotros nunca fuimos de todos modos un dúo que se dedicaba a hacer actuaciones de sonido club puro y duro. En todos nuestros discos hemos introducido algún tema downtempo e incluso, ocasionalmente, fichamos a algún vocalista. Sea del modo que sea, tanteamos un poco por encima todo esto, sin embargo sin llegar jamás a la atención que le prestamos ahora.

Habéis citado a dos grandes bandas británicas, y reconocéis que referencias del pasado contiene… ¿cuáles fueron vuestros primeros contactos con el pop, por ejemplo el sonido Manchester o la New Wave? ¿Dónde dejamos el house o el techno?

Así es. En la década de los 80 los dos éramos críos. La new wave británica fue nuestra mayor influencia durante toda la adolescencia. Pero también lo fue Kraftwerk. Luego alcanzamos los 90, esa fantástica época donde el techno y el house sonaban como algo muy fresco. Tanto que a los dos nos volvió loquísimos. Solíamos conducir los 200 km que separaban nuestra ciudad de Frankfurt, solo para ir al legendario club de Sven Vath: The Omen. En ese tempo sí que nos empapamos bien de música electrónica…

Lo más probable es que la mayoría de personas que estén leyendo esto ahora no tengan ni pajolera idea de quienes eran Planet Claire ¿vosotros si verdad?

Nos daría un patatús, vamos, que nos quedaríamos de piedra si de verdad alguien llegó a conocer en su momento a Planet Claire. Esa fue nuestra primera banda de música. La misma en la que firmamos nuestro primer contrato discográfico. Nos pusimos ese nombre en honor a una canción de B52’s. Para que os hagáis una idea, nuestro sonido era algo parecido al de Tears For Fears.

¿Quién de vosotros dijo una vez que el tema de The Smiths There Is a Light That Never Goes Out, sería la canción ideal para sonar en su funeral?

Arno Kammermeier- Oh, te respetamos tío, para sacar esa información has debido hacer una buena investigación. Así es, fue una afirmación mía, y aún sigo pensando lo mismo. Es la canción que elegiría. Esa letra donde acabas muerto por un autobús de dos pisos es algo tan… ridículo, que encajaría a la perfección en nuestro esperpento de mundo. Cada vez tengo más claro que no deberíamos tomarnos la vida demasiado en serio…

No pienso dejaros en paz sin que antes me contéis sobre la participación del respetadísimo Fritz Hilpert en vuestra ‘nueva cara’.

Se volvió a dar otra curiosa coincidencia. Fritz remezcló bajo su verdadero nombre un tema de precisamente esta primera banda de la que acabamos de hablar, Planet Claire. Lo hizo en parte porque Kraftwerk pertenecían a la misma discográfica y el A&R lo conocía. Siempre nos hemos mantenido en contacto con el trascurso de los años. A Fritz le teníamos rondando siempre por los camerinos de los bolos que dábamos. Una y otra vez. Una sombra. Y fíjate como son las cosas, ahora hemos acabado remando en la misma dirección, trabajando conjuntamente en este nuevo proyecto de Booka Shade. Cuando Fritz escuchó la mezcla de All Falls Down en un principio no tenía ni pajolera idea de cómo mejorarla. Así que se montó su propia versión. La cual nos encantó y es justo la que aparece en el disco. Por otro lado, y es un salto un tanto radical hacia otro asunto, ya te puedes imaginar lo orgullosos que nos sentimos cuando supimos que nuestro LP Movements solía sonar mucho en los estudios Kling Klang, se usaba como referencia gracias a su buen sonido ¡surrealista del todo!

Kraftwerk.

Todo aquel que alguna vez pensó en los orígenes de la música electrónica, puso su punto de mira y sus cinco sentidos en el LP Man Machine. Eso es Kraftwerk en su pura esencia. Simplemente no puede subestimarse la influencia de estos caballeros.

Me pongo a pensar en voz alta. En octubre del año pasado estabais celebrando con reedición y todo el 10º aniversario del Movements ¿En medio de todo ese albedrío ya tenías claro que ‘eso’ que se celebraba se estaba consumiendo para dar lugar a vuestro nuevo plan? Y por favor ¿nos destacáis vuestro mejor momento dentro de esa década?

Tanto el verano como el otoño de 2016 significaron una época muy especial para nosotros. Tuvimos el lujo de celebrar como bien dices esos 10 años del Movements. Seleccionar y revivir alguno de los momentos que disfrutamos durante ese periodo comprendido entre 2006 y 2008 es harto complicado. Pero bueno, por ejemplo recordamos nuestro regreso a Sónar, donde ya estuvimos tocando en 2005. Fue algo fantástico e irrepetible tener la oportunidad de estrenar nuestro show en Barcelona. A partir de ahí nos pateamos luego Europa al completo. Otro momentazo fue cuando se colgó el cartel de ‘no hay billetes’ en un concierto épico que dimos en The Royal Festival Hall, en Londres. Poco después dimos otro par de grandes saltos llevando el espectáculo a América del Norte y Australia. Mientras estábamos inmersos en toda esta ceremonia de viajar a un sitio u otro, finalizábamos el nuevo álbum. Sucedió algo muy curioso, porque si, mientras mirábamos el pasado con todo aquello de Movements, ambos éramos conscientes que estábamos empaquetando una música muy chula a la vez que diferente ya pensando en este 2017.

Vais a presentarnos en Mayo -12 en Madrid y 13 en Barcelona- el disco en directo ¿cómo se presenta la cosa y qué ‘secreto a voces’ nos podéis adelantar ya?

Vamos a estar presentando este nuevo disco Galvany Street alrededor de Europa durante dos meses seguidos, ya mismo en abril y luego en mayo. La mayor parte de las veces serán en clubes de aforo no muy grande. Algo más bien íntimo, preferimos hacerlo así esta vez. Va a ser la primera vez en toda nuestra carrera como músicos que se subirá al escenario con nosotros para todos los bolos un cantante. Ya te lo puedes imaginar, Craig Walker, quien además tocará el bajo. Vale que nos vamos a centrar sobretodo en presentar al completo este nuevo trabajo discográfico, pero por supuesto también le vamos a dar cancha a algunos guiños que prometemos serán siempre bienvenidos. Hablamos de temas clásicos nuestros que harán las delicias de nuestros fans. Es muy interesante, ojo, todos esos temas clásicos han adquirido una dimensión muy interesante ahora. Suenan incluso mucho más frescos con el bajo en directo de Craig. Más como… ¡nivel banda! Aprovecharemos el momento para tocar también temas que hacía mucho tiempo que no hacíamos en directo. De veras esperamos que el público venga con ganas de vivir esta experiencia ¡y se lo pase en grande!

¿Lo ideal para que este 2017 siga siendo para Booka Shade un idilio? ¿Nos compartís además un deseo más global?

El escenario ideal será seguir escribiendo canciones interesantes y ofrecer buenos conciertos. Pensando de un modo más general, nuestro deseo es que todos os mantengáis sanos, disfrutéis de la vida y no os estreséis demasiado. Dentro de un año nos reunimos, hablamos, y vemos que tal se ha dado todo (risas).



Más información:

Booka Shade: Web Oficial

Compartir:

Comentarios

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo