ADULT.

ADULT.

Publicada el 10 Abril 2017 por Javi López
ADULT. son una rareza desde su formación a finales de los 80s. Un matrimonio blanco de Detroit explorando los distintos ángulos del synth pop y el electro punk, con una buena legión de seguidores en Europa, especialmente en Inglaterra y Alemania. Su nueva entrega es un álbum que muchos artistas desearían hacer. Gracias a la concesión de una beca por valor de 40.000 dólares (de la John S. and James L.Knight Foundation) han conseguido producir un disco en colaboración con seis artistas diferentes a los que admiran, algunos realmente atractivos como Michael Gira de Swans o la  thereminista Dorit Chrysler. El disco, llamado de forma irónica Detroit House Guests, es un sugerente experimento donde prima la libertad formal y en el que se combinan distintas voces y visiones. Con él debutan en Mute, tras una largo matrimonio con Ghostly, sello en el que dejan para la posteridad seis álbumes y casi una veintena de EP's. 

"Detroit House Guests", más que un disco, parece un experimento sociológico. ¿Qué feedbacks estáis teniendo?


Adam Lee Miller: Las primeras reacciones están siendo muy positivas. Siempre que hacemos un disco nuevo nuestra intención es crecer. Lo bueno de este álbum es que no hemos tenido que escribir canciones, todo se ha edificado a partir de colaborar con otros artistas. Estamos muy contentos de poder haber tenido el privilegio de trabajar de esta forma tan particular e inspiradora.


La nómina de colaboradores es estelar.


Adam Lee Miller: Douglas J McCarthy de Nitzer Ebb, Michael Gira de Swans, Shannon Funchess del proyecto electrónico Light Asylum, el compositor y multi-instrumentista Robert Aiki Aubrey Lowe, la thereminista Dorit Chrysler y la artista multidisciplinar Lun*na Menoh. Cada uno de ellos colabora en dos temas del disco.


¿Por qué estos y no a otros?


Adam Lee Miller: Una de las premisas era que tenían que ser artistas que se encontrasen en activo, y queríamos que cada uno de ellos aportase una voz diferente a nuestro discurso. Pensamos en artistas que teóricamente conectaran con nuestro universo.


Supongo que este disco habrá sido una gran oportunidad para aprender.


Nicola Kuperus: Sí, ha sido una oportunidad única para crecer tanto como banda como personas...


Adam Lee Miller: Yo más que aprender, lo que más valoro es que me ha dado más seguridad en mí mismo.


¿Por qué?


Adam Lee Miller: A veces piensas que tu manera de trabajar quizá no es la correcta. Yo siempre he creído que mi proceso creativo era un poco raro al no ser muy académico. Pero he podido comprobar que lo que hace realmente especial a tu música es la manera personal en la que te acercas a ella.


¡Pasasteis tres semanas con cada uno de los colaboradores!


Adam Lee Miller: Sí, no había presión de ningún tipo. No empezamos ninguna canción hasta que la gente no vino aquí. Primero hablábamos, compartíamos sensaciones, y cuando teníamos una idea de lo que queríamos plasmar, nos poníamos manos a la obra.


Creo que es muy importante ese debate previo para conseguir un resultado coherente en la música.


Nicola Kuperus: Sin lugar a dudas… Sólo había una premisa: transmitir libertad.


Habéis tenido el lujo de contar con el líder de Swans: Michael Gira. Tiene fama de ser un tipo difícil. ¿Cómo es en la intimidad del estudio?


Nicola Kuperus: Nosotros ante todo somos fans suyos… Es un tipo encantador. Es un músico y un artista extraordinario, lleva haciendo música durante más de 30 años.


Adam Lee Miller: Michael es muy bueno conceptuando canciones. Las construye y las desarrolla en su cabeza. Crea como un mapa mental de la canción y luego sabe cómo hacerla crecer. Sabe cómo llegar al hueso de las emociones.


¿Es tan espiritual e intenso en la vida real como en el escenario?


Adam Lee Miller: Bueno, ofrece otra versión de sí mismo. Los días que pasó aquí estaba leyendo un libro sobre meditación. Yo comencé a experimentar con la meditación meses atrás, así que pudimos compartir experiencias sobre el tema. Y si escuchas la última canción del disco ésta gira en torno a la experiencia de la meditación, es como una especie de mantra-drone tibetano.


Cuéntame más sobre él.


Adam Lee Miller: También hicimos algo que se convirtió casi en un ritual. Cada jornada Michael empezaba el día escuchando los másters de The Glowing Man, el último disco que sacaron Swans ¡El disco dura dos horas! Aquellos momentos de escucha que compartíamos con él, con los altavoces a todo volumen, eran muy inspiradores… Y creo que dicen mucho del carácter de Michael.


Wow.


Adam Lee Miller: Luego apagaba los altavoces y nos poníamos a trabajar. Es un tipo tan intenso como te lo imaginas.


El otro invitado estelar, muy cercano a vuestros códigos, es Douglas J. McCarthy de Nitzer Ebb. ¿Cómo ha sido trabajar con él?


Nicola Kuperus: Sí, de hecho la primera vez que lo conocimos fue en un camerino en Madrid. Eso fue hace muchos años… Luego nos hicimos amigos. Él fue el primer invitado en venir a nuestra casa.


Adam Lee Miller: Es un tipo muy divertido y muy accesible. Cuando intimas con él entiendes su historia y la manera de concebir su obra. ¡Se pasa el día haciendo bromas!


¿Cómo es en el estudio?


Adam Lee Miller: Puede hacer un tema con los mínimos elementos. Cuando empezamos a componer, tan sólo tenía un patrón rítmico desnudo, ni siquiera había una línea de bajo… pero con eso Douglas ya empezó a fluir, a cantar y a escribir una letra. Sabe cómo hacer que la voz sea el pilar básico de una canción.


Genial.


Adam Lee Miller: Es lo bueno de colaborar con personas de manera presencial y no limitarse a enviarse bocetos e ideas por internet. De esto modo la canción se construye de manera muy orgánica. Tienes la letra, un ritmo simple… y puedes comenzar a crear la instrumentación alrededor.


Nicola Kuperus: En un momento en que las relaciones cada vez son más impersonales y están supeditadas a la tecnología, es un lujo trabajar así. No sólo nos hemos limitado a estar encerrados en el estudio, hemos compartido momentos de todo tipo con nuestros invitados: comidas, cenas, charlas, visitas a museos, salidas a conciertos… Era parte de la experiencia.


La parte de negativa de todo esto es que es misión imposible trasladar este disco al directo...


Nicola Kuperus: Sí, es muy difícil. Ahora tenemos algunas fechas europeas programadas para los próximos meses, y quizá luego nos volveremos a encerrar para trabajar en un nuevo disco.


Lleváis toda la vida en Detroit. ¿De qué manera ha influenciado el legado musical de la ciudad a vuestra obra?


Nicola Kuperus: Creo que el ambiente histórico de la ciudad siempre se ha reflejado en todos sus movimientos musicales.


Adam Lee Miller: Detroit es una ciudad grande y muy industrial. Tiene un ritmo de vida más lento que otros lugares, no es extenuante como Nueva York. A nosotros nos ha proporcionado libertad para hacer lo que siempre hemos querido.


Nicola Kuperus: Esa libertad también se respira en las calles.


En los últimos años Detroit ha destacado por los artistas de música electrónica procedentes de la ciudad ¿Qué más cosas interesantes están pasando al margen de estos?


Nicola Kuperus: El festival Barely Human es muy interesante, en tres días tienes una selección de las propuestas electrónicas más raras y fuera del circuito comercial. Por otro lado en el rock & roll hay figuras importantes como las de Jack White o Mick Collins, que hacen que la escena se mantenga viva.


Ahora vosotros que lleváis casi 30 años en la música. ¿Qué os planteáis para el futuro?


Nicola Kuperus: Es una pregunta difícil…


Adam Lee Miller: Siempre hemos estado en continuo movimiento, así que intentaremos seguir así al menos 30 años más.



Más información:

Adult.: Web Oficial | Facebook

Comparte:


Síguenos en Feedly:

follow us in feedly


Comentarios

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

COMUNIDAD

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES