John Barera

John Barera

Publicada el 30 Agosto 2013 por David Puente
Esperaba encontrarme con el típico productor venido de EE.UU. que una vez llega a Europa quiere demostrar que es un flipado del techno que hay que defender en el país del tio Sam por encontrarse en minoría. Pero John Barera es un tipo al que le gusta romper esquemas ya desde esa melena lacia tan poco vista en las cabinas de techno recio. Barera forma parte de la mitad del proyecto B-Tracks y es también el cincuenta por ciento del sello Supply Records que ha conseguido junto al esfuerzo de su camarada Soren Jahan abrir hueco en plazas con oferta a punta pala como Berlín. Quedamos en Discos Paradiso donde Abu Sou le recogerá para participar como invitado en su programa de radio Canela en Surco. En el trastero de la tienda de discos siguieron las sorpresas ya que se declaró ferviente admirador de Las Grecas. Ya en casa del Dj gallego, el norteamericano culminó una sesión medio improvisada en la que demostró que a parte de house y techno es un enamorado de la música sin etiquetas. Cae bien este Barera. 
¿Qué me puede explicar de Boston? Por entrevistas recientes parece que algo más animada que otros años... Las cosas parece que marchan en Boston.
Yo mismo tengo una fiesta semanal en Middlesex llamada Make it New. House o techno, también puede sonar disco y hemos contado con Djs como Rolando. Llevo ya un tiempo detrás de Steffi para que venga a pinchar algún día. Por fin pude saludarla el pasado lunes que estuve pinchando en Suicide Circus de Berlín. Es un pálpito que he ido adquiriendo a medida que he empezado a viajar por los dos continentes. En el mismo Boston ha abierto un club hace apenas dos meses que se llama Arc NightClub y que tiene un sonido ideal. Y por lo que hace referencia a nuestro mercado local las ventas se han ido concentrando casi de manera natural en New York, Chicago y Los Ángeles que sigue siendo el coloso que ha sido siempre gracias a que tiene un gran abanico de locales donde montar una fiesta. De hecho te montan una fiesta en la azotea de un hotel en menos de lo que canta un gallo. Incluso me han llamado de Portland para remezclar a la gente de Ecstasy Records que están muy relacionados con The Miracles Club que es como un milagro en Oregon donde tradicionalmente no ha habido mucho que hacer. Yo también quiero montar uno en Boston porque entiendo que un club de techno debe estar liderado por un Dj que conozca el sonido que quiere presentar al público y debe además conocer las particularidades de la escena que quiere representar a partir de sus sesiones. Los problemas vienen cuando el dueño del local no entiende la idiosincrasia que rodea al techno. 

Total que desde Boston ha empezado a tejer una serie de relaciones que le abren las puertas a Europa. 
Ahora estoy aquí en Barcelona donde se acaba esta especie de mini-tour y la verdad es que no me quiero volver a EE.UU. porque me lo he pasado muy bien. Ya conocía Barcelona de alguna excursión que había hecho hasta aquí mientras estuve viviendo unos ocho meses en Rotterdam. Me acuerdo de haber pasado por la tienda La Ruta Natural que era una maravilla de tienda. También tuve la suerte de estar en clubs como Moog, Nitsa, Macarena o La Paloma. Si, tuve la suerte de entrar en ese maravilloso local antes de que lo cerraran. De eso hace seis o siete años. 

Pero si conoce a la perfección la “golden era” de la cultura de clubs de esta ciudad...
Si, porque pude pasar algunos días en Barcelona gracias a un amigo que vivía en Vic. Así que también conozco el corazón de Catalunya. Muy buena carne. La verdad es que me encantó contactar con la parte más típica de vuestro país. Ahora compruebo que La Ruta Natural y La Paloma están cerradas con lo que probablemente viví los últimos coletazos de una era en Barcelona. Ahora las cosas cambian muy rápido en muy poco tiempo, pero mientras tengáis un club como el Moog y una tienda como Discos Paradiso se puede decir sin ánimo de exagerar que seguís teniendo una escena. Una buena tienda y un club excelente. Eso es lo único que hace falta para conservar una escena. Te puedo asegurar que en Boston no tenemos tantos Djs como en Barcelona y hacen falta más tiendas como en la que nos encontramos.

Aprovechó bien el tiempo en Europa entonces.

En realidad, ese fue el momento en el que empecé a coleccionar vinilos y en el que empecé a interesarme por la producción. Rotterdam fue un punto de inflexión en mi carrera. Pude visitar Clone Records y quedarme atrapado durante horas... Es increíble lo que tenéis aquí en Europa. Volví a mi casa en Boston con mucha hambre de hacer cosas. Fue cuando conocí a mi socio Soren Jahan y nos pusimos a presentar nuestros primeros temas como B-Tracks para ver si conseguíamos firmar por algún sello. Pese a las promesas que recibimos empezaron a pasar los meses y nadie nos concretaba la publicación de nuestro primer disco. Así que decidimos abrir Supply Records. La verdad es que estamos asombrados con el éxito del sello. Teníamos previstas 100 copias de cada referencia y la distribuidora nos dijo que teníamos que planchar unas 350 copias más. La primera entrega había tenido mucho éxito en Berlín y teníamos que picar un poco más alto. La capital germana ha sido muy importante en nuestro éxito. Londres es otro buen mercado para nosotros. España y Barcelona también empiezan a ser mercados interesantes. Por ejemplo, El contacto con Toni Manejas (aka Bruce Lee) surgió hace un año aproximadamente cuando nos pidió a mi compañero Soren y a mí un remix de nuestro proyecto B-Tracks para NX1 que saldrá próximamente en su nuevo sello End of dayz. Cuando llegó la segunda entrega de nuestro sello en febrero del año pasado ya fue el acabose porque nos escribieron directamente de Panorama Bar para que fuéramos a pinchar como B-Tracks. Con sólo dos referencias en el mercado habíamos sido captados por el que consideramos el mejor club de Europa. Así que actuamos en mayo del año pasado en Panorama.

Berlín, siempre Berlín.
Berlín es el corazón de la escena techno en Europa. Todo el mundo que conozco que ha ido allí a probar suerte ha podido hacer lo que más le gusta: pinchar y producir. Si que es verdad que hay mucha gente dedicándose a lo mismo pero si te mueves un poco puedes llegar a contactar con un público determinado. Me da la sensación que hay público para todas esas opciones que no dejan de aparecer en la ciudad. La gente es bastante amigable y creo que ahora mismo tengo casi tantos amigos en Berlín como en Boston. He hecho muy buenos contactos esta última vez y ya me he asegurado nuevos nombres para futuras entregas como el macedonio Stojche del sello Tangible Assets o el sueco Anders Hellberg que también va a publicar para nosotros. De todos modos nuestra relación con Berlín no ha hecho más que empezar porque mi compañero Soren ha decidido mudarse a Berlín y será algo así como mi hombre en Europa. Estoy muy contento de que se haya ido a vivir alli. No va a ser una separación traumática. De hecho, Soren nunca vivió en Boston, así que estamos acostumbrados a trabajar por separado. Siempre hemos trabajado de manera intensa. Nos reuníamos en mi casa y nos podíamos pasar toda la noche trabajando en un EP que podíamos acabar en una semana.

La historia de su sello Supply Records me recuerda a la de otro sello de la costa este de EE.UU., la etiqueta neoyorquina White Material de Young Male y Dj Richard con los que coincidí hace unos tres meses. Sello de tirada muy limitada que “pega el pelotazo” en Berlín y al final uno de sus miembros se queda como corresponsal en Berlín.
Llevo coleccionando las referencias de White Material desde el principio del sello. Me encanta Dj Richard. Acaban de sacar a un nuevo productor que es amigo mío y se llama Galcher Lustwerk. Debéis seguirle la pista porque es un tipo con mucho talento. Estoy muy contento por él y por el sello que también es muy familiar. En New York también parece que el techno está viviendo una nueva fase de cierto realce. Estoy pinchando una vez al mes en un nuevo club de house y techno que intenta aglutinar a los exponentes de la nueva escena de Brooklyn, Bossanova Civic Club. Se está abriendo una nueva senda entre djs venidos de Boston y la nueva escena de clubs que empiezan a abrir en la Gran Manzana. La semana que viene -para el lector el pasado 17 de agosto- abro para Daniel Bell y Mark Verbos en otro club de Brooklyn que se llama Cameo Gallery. Boston es una ciudad estudiantil que necesita de clubs nocturnos. Así que muchos de esos estudiantes se van de marcha a New York. Obviamente con los djs está pasando otro tanto con lo que últimamente se están reafirmando muchas colaboraciones entre estas dos ciudades. Nunca he sentido lo que se dice unas ganas locas por vivir en New York pero sí me parece un plan ideal ir para allá de manera puntual. Mi sensación es que tanto en EE.UU. como en Europa está surgiendo una nueva energía en forma de nuevos sellos y nuevos nombres.

Hábleme entonces de sus proyectos para esta nueva temporada de otoño.
Tengo preparado un remix para el sello Sincopat del valenciano AFFKT que saldrá a la venta este próximo otoño. También tengo listo un EP de cuatro temas para el sello berlinés Dirt Crew que compartiré con mi amigo Matt Gavris. También tengo apalabrado algún EP con el sello Dolly de Steffi. También tengo un track preparado para King Street Sounds que es el sello que ha estirado el legado del Paradise Garage. Mi compañero Soren también acaba de abrir un nuevo sello que se llama Blank Slate Records que sacó a finales del año pasado una primera referencia con cuatro productores de entre los que destacaría a North Lake de Michigan y a Mirko de Pittsburgh.

¿Quiere añadir alguna cosa más?
Pues que estoy muy contento de responder a esta entrevista en el trastero de una tienda como esta con discos maravillosos.

Si, con Las Grecas como testimonio. Una de nuestras grandes.

Pero si yo conozco a Las Grecas. Yo conozco a este grupo de antes de ponerme con el techno. Las Grecas es una mezcla perfecta entre rock, sonido gipsy y psicodelia muy alocada. Mucha gente no lo sabe pero estoy muy interesado en el rock más psicodélico de los 60 y los 70. De hecho yo distribuyo material de Guerssen en EE.UU.

Guerssen es uno de los sellos de reediciones más importantes de Europa con base en Lleida. Estuve hace pocos meses.
Tenemos la exclusiva de Guerssen en EE.UU. a través de Forced Exposure. También distribuimos algún sello de Andy Votel como Pre-Cert Entertainment. Y también vendemos material de Wah Wah Records. Que por cierto no sabía que tenía tienda física aquí en Barcelona. Si lo llego a saber me paso por la tienda. No sé si me va a dar tiempo.


Más información:


Compartir:

Comentarios

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo