D'Arcangelo

D'Arcangelo

Publicada el 08 Abril 2010 por David Puente
Me pongo en contacto con Fabrizio via Facebook para hablar con él ahora que se ha confirmado la presencia de D’Arcangelo en la noche Analogical Force (Specka/Madrid) para el próximo 8 de mayo, pero al final es su hermano Marco el que se pone al Skype. Me dice que en cuanto acabe la entrevista se pondrá a cenar. Así que sin más dilación empezamos hablando de su último álbum en Rephlex que “tiene un look muy distinto al que se le supone a un disco de música electrónica digamos IDM”. Por fuera, The album (Rephlex/2009) parece más bien un disco de rock: “"Decidimos cambiar el look para no caer en el cliché futurístico y se nos fue la mano. El título responde a una estrategia de Rephlex para reivindicar la importancia de este formato ahora que las descargas están acabando con él"”.
Empezamos entonces con un tópico, ese dilema entre entornos de trabajo. Ustedes que llevan mucho tiempo y son voces autorizadas en esto qué opinan del tema.
Antes llevábamos los trastos encima incluso a los directos. Ahora el MIDI lo puede todo. Y si te digo la verdad en parte me alegro. Se nos han llegado a romper hasta tres sintetizadores en tres vuelos diferentes.  De todas maneras aunque llevemos laptops a nuestros bolos el directo es diferente. A los jóvenes les encanta verte llegar con los sintes al club pero es demasiado caro y tampoco ganamos tanto dinero con nuestros directos. Por decir algo, sin dinero no podemos reparar todo lo que se rompe en los traslados. Me esfuerzo por no parecer un fanático del old school que se resiste al cambio tecnológico. Hay gente que saca muy buena música de entornos completamente virtuales. Te puedo hablar al respecto de Squarepusher. Pude comprobar en directo como grabó su primer álbum. Y sinceramente me quedé impresionado. Cuando todo el mundo pensaba que iba a inundar el estudio con millones de instrumentos hardware… sacó su música de la nada. Con muy poco levantó una catedral sónica.

Y al otro lado ¿decepción entre los fans cuando les ven sacar sus latop?
No creo. Nosotros no lo estamos con nuestro sonido, desde luego. Hemos conseguido trasladar casi todo nuestro sonido a otro entorno. Ese es un trabajo que muchas veces pasa desapercibido pero que cuesta igual o más que trasladar tus máquinas. Todo depende del ángulo que le quieras dar a tu sonido. Si que es verdad que existe cierta crítica que carga contra el MIDI y demás interfaces digitales pero creo también que esa crítica feroz se ha convertido también en un cliché.

Lo importante al fin y al cabo es la música… A veces.
Si que es verdad, sobretodo teniendo en cuenta que ahora mismo existe mucha música ahí afuera. Nosotros nos consideramos bastante afortunados porque después de más de 17 años en el estudio nos siguen llamando para actuar en directo. Conozco a muchos productores que empezaron con nosotros en el techno y que o bien ellos se aburrieron de la música o fue el público el que se aburrió de ellos. Viví en Londres durante diez años y vi a muchos productores tirar la toalla porque no sabían cómo encarar su sonido después de muchos años de carrera. En realidad es gente que ha seguido al mercado y que después se ha desorientado y no ha sabido cómo volver tras sus pasos iniciales.

Igual ustedes han sobrevivido porque han espaciado mucho sus publicaciones. 
Si, esa manía de sacar material constantemente te lleva a un callejón sin salida. Es imposible que puedas exprimir y trabajar tu sonido al máximo con publicaciones cada dos meses. A no ser que te dejes llevar por el contexto, pero entonces si que estás perdido del todo porque te dejas llevar por unas modas que siempre son caprichosas y lo que es peor… cambian a cada poco. Así que la única razón por la que seguimos en esto es la pasión por lo que hacemos. La otra razón es que nos pasamos muchas horas escuchando a los clásicos que nunca se pasan de moda.

Su trabajo como D’Arcangelo necesita ser publicado en vinilo. Su música es como un objeto precioso al que hay que darle entidad…
Hablaba con mi amigo Marco Lenzi, con el que fundé el sello Molecular Recordings, sobre la posibilidad de publicar música en formato MP3 en futuras entregas de techno que tenemos en cartera. Pero llegamos a la conclusión de que el hábito de consumir música a través de la descarga ha dado como resultado un fast food musical que le estaba quitando valor a la música. Si la música es nuestro capital, ¿por qué empeñarse en desvalorizarlo?

Por cierto, ¿qué es lo que hizo en UK durante tanto tiempo?
En Londres no importa tanto a qué te dedicas. Lo importante es sobrevivir en una ciudad que es muy cara. Después de un tiempo en Londres trabajé en un par de tiendas de Londres, Silverfish Records en Charing Cross Road, donde conocí a Marco Lenzi, por cierto, y Tower Records en Piccadilly Circus. Básicamente lo que hacía en estas tiendas era probar aquellos discos que los sellos nos proponían. También estuve trabajando en la oficina de una pequeña distribuidora alemana con sede en Londres, lo que me dio una perspectiva del negocio bastante diferente a la que tenía hasta entonces como productor. Una de las conclusiones a las que llegué es que un productor necesita una buena distribución antes casi que un buen estudio. Es vital, tanto si quieres posicionarte como un productor de 300 copias con aura de artista maldito, como si prefieres vender trance a un mercado extensivo de tipo mainstream. En los dos casos tienes que dar con el camino adecuado. Y eso no es nada fácil. En Londres todavía es más difícil porque allí los distribuidores lo único que quieren es ganar dinero. Así de sencillo para ellos y de complicado para ti que eres artista y no entras en sus balances.

Los ingleses han sido siempre muy buenos vendiendo su música: antes se trataba de colocar super-Djs de progressive y ahora niños del UK Funky…
Por lo menos Londres es una ciudad extraña. Todo cambia muy de prisa. Hay tantos clubs en la ciudad que requieren de “cosas nuevas” que es muy normal que las modas viren hacia otros sonidos en sólo seis meses.  Cuando mi hermano y yo empezamos a tocar en Londres había pocos productores de techno con lo que la gente iba a verte por la música. Por nada más. Ahora todo el mundo intenta sobresalir sobre el resto de Djs a través de elementos adicionales que lo complican todo un poco más. Y encima no dejan vislumbrar que productor merece la pena ir a ver y cual es puro hype. El techno que se escuchaba en Londres en los 90 era muy bueno. Después el centro de atención se desplazó a Alemania y los ingleses dejaron de lado el techno para concentrarse en otros estilos como el dubstep. En realidad lo que hicieron los británicos fue retomar su propia raíz del hardcore y del drum&bass y estirarla un poco más para volver a ganarse el respeto internacional con el 2step y el dubstep. Y eso lo consiguieron también porque hay que reconocer que tienen una red de radios libres muy fuerte que genera nuevos inputs que se van regenerando con el tiempo y que funciona como una máquina que va engrasando el circuito musical. El desaparecido John Peel sólo podría haber existido en un país con la tradición musical y radiofónica de UK. A mi no me importa escuchar dubstep de vez en cuando pero, ¿sabes a lo que me suena cuando lo hago?: al Photek de finales de los 90. La gente joven debería saber de donde vienen las corrientes musicales.

Ustedes han publicado muchos de sus trabajos en Rephlex. Eso les da derecho también a una parcela en la historia de la electrónica británica…
Lo que te decía antes. Nos sentimos muy afortunados de que sellos como Rephlex, con los que nos comunicamos muy de vez en cuando, sigan interesados en los temas que les enviamos casi de manera espontánea y sin que ellos nos reclamen nada.  De todos modos, tampoco nos centramos en trabajar en Rephlex por muy notable que sea el sello. Estamos muy contentos con nuestro proyecto Monomorph que, según como, nos da más rienda suelta que la que nos pueda dar D’Arcangelo en Rephlex.  No es malo que nos relacionen con Rephlex porque es la plataforma editorial más importante para la que trabajamos, pero nunca nos hemos querido cerrar a otros sellos porque siempre nos ha importado más que nuestra música respire.

Y cómo se reparte el trabajo con su hermano. ¿Quién remata los temas?
En realidad los tracks no se acaban. Es que los tracks no se acaban nunca. Era una máxima de la música electrónica. Un continuo musical que además de primeras siempre es imperfecto e inacabado. Escuchas un tema acabado hace unos años y siempre te queda la impresión que podía haber llegado más lejos. Con el paso del tiempo, el entusiasmo inicial da paso a la frustración. Por eso en directo nunca tocamos temas que hayan sido publicados. Para nosotros el directo es música en expansión al margen de ataduras editoriales. 

Se les ve en forma después de tantos años.
Si y nos sentimos orgullosos de ello. Si recuerdas el título del álbum que sacamos en 2007, Eksel, en realidad es un homenaje a cuando cumplimos cuarenta años. Fonéticamente suena igual que XL que son 40 en números romanos. Fue una especie de mensaje secreto.  Una manera de reivindicar nuestra posición. Cuando tienes a tanta gente esperando a ver lo que haces durante tanto tiempo te acabas dando cuenta de que no saldrás adelante si no sabes quien eres y donde estás. Por eso no hacemos dubstep.


Más información:

MySpace: D'Arcangelo
Web Oficial: D'Arcangelo

Comparte:


Síguenos en Feedly:

follow us in feedly


Comentarios

¿Quieres leer otra entrevista?
Busca en nuestro archivo

COMUNIDAD

APÚNTATE A NUESTRO E-FLYER SEMANAL

Tienes que indicar una dirección de correo electrónico.

La dirección de correo electrónico no es correcta.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES